Voto nulo: quinta fuerza política


Por César Damián Retes

16/05/2012



En la noche del 1 de julio de 2012, al término de la jornada electoral, ¿se contará una cantidad relevante de votos nulos emitidos por los ciudadanos inconformes con el sistema político mexicano?


En 2009 el voto nulo representó el 5.39% de la votación, superior al 3.56% del Partido del Trabajo (PT), al 3.41% del Partido Nueva Alianza (Panal), al 2.36% del entonces Partido Convergencia, hoy Movimiento Ciudadano, y del 1.03% del extinto Partido Social Demócrata (PSD). En consecuencia, el voto nulo en 2009 representó la quinta fuerza política en el país.

A pesar de contar con una sociedad mejor informada, habrá que cuestionar a los candidatos sobre los temas de interés general y dar seguimiento a sus actividades para emitir un voto razonado; pero ¿por quién votar si ningún candidato para ocupar la silla presidencial convence a los ciudadanos?

Por ello, existe la obligación ciudadana de involucrarse en el bienestar común para impulsar una mejor relación entre sociedad y representantes. Hoy es necesario votar por la mejor opción para México.

En este sentido, el voto nulo no es una opción real de expresión política, ya que en nuestro país no tiene efecto jurídico alguno, no resta financiamiento a los partidos políticos ni merma su presencia en puestos públicos. Por lo tanto, anular el voto beneficia a los candidatos con mayor voto duro y mejor movilización el día de la jornada electoral; así, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se beneficia en esta elección con el voto nulo.

La calidad del voto sólo se logra con la información cuantitiva y cualitativa sobre los candidatos, sus partidos y su desempeño a lo largo de su carrera profesional. Por lo tanto, resulta imperante promover la información que tenemos, leer lo que se nos presenta y emitir una opinión con sustento.

Ante la oferta política que se presenta en esta contienda y la conciencia crítica social que se ha generado, el informe de la jornada electoral del 2012 reportará una disminución en la participación ciudadanía y un incremento en el voto nulo, para colocarlo como una fuerza política quizá superior al Partido Nueva Alianza; aunque el reciente debate entre los presidenciables mueve los números para los cálculos y apuestas en esta política ficción. Habrá que esperar los resultados del 1 de julio.

 

@damianretes es estudiante de Derecho en el ITAM. Ha trabajado en el Senado de la República y ahora en el IFE. Es columnista del diario La Crónica de Hoy, en Hidalgo.